Juego limpio

Hace unas semanas, la dirección nacional de Ciudadanos me propuso que me presentara a las primarias para ser la candidata de C’s Galicia a la presidencia de la Xunta en las elecciones gallegas del 25 de septiembre próximo. Antes incluso de que se iniciara el procedimiento se sirvió un primer aperitivo del juego sucio que tantos practican en la política y en el periodismo. No me sorprendió. Hace muchos años que observo ambos territorios, diferentes pero colindantes, en tantos casos solapados, como para asombrarme. No me va a asombrar, pero espero que sea entretenido seguirlo. Me propongo comentarlo desde aquí siempre que pueda, y confío en que lo hagan mejor, el juego sucio, quiero decir, que en los primeros compases.

El aperitivo al que me refería fue la aparición de algunos tuits y el comentario de cierto digital según los cuales cuando la catástrofe del Prestige, yo había escrito que los gallegos no querían limpiar el chapapote porque les daba igual la contaminación o que tenía a los gallegos por unos holgazanes. El digital en cuestión lo ponía así debajo de mi foto: “Recuerdan que considera vagos a los gallegos y que es colaboradora de Libertad Digital. Las redes sociales rememoran algunos de sus artículos y se mofan de la centralidad de Rivera.”

Algunos de sus artículos, no: sólo uno. Hasta en el detalle nimio hacían trampas. Era, por tanto, un artículo, del año 2002,  el que usaron para lanzar esas tergiversaciones. En él no decía que a los gallegos les diera igual la contaminación ni que fueran vagos -eso sería además como llamarme vaga a mí misma- pero quien hace trampas en lo pequeño, tiende a hacerlas en lo grande. Mi artículo, que era una valoración de la respuesta inicial de los gobiernos gallego y central a la catástrofe, era este: ¿Perdió el gobierno la brújula?

Los tergiversadores fueron rápidos, pero torpes. Y muy desmemoriados. Alguno se había olvidado de lo que él mismo había escrito.  Es el caso de Antonio Maestre, de lamarea.com, que puso en Twitter que yo “afirmaba que a los gallegos les daba igual la contaminación del Prestige y por eso no limpiaban”.

Bien. Esto escribía Maestre el 14 de noviembre de 2013, en un artículo que titulaba La otra marea negra del Prestige: promesas incumplidas, votos comprados,  bajo el epígrafe La compra de votos y voluntades:

“El hundimiento del Prestige llevó al gobierno a publicar una serie de decretos urgentes con las indemnizaciones que se darían a cofradías, armadores y mariscadores. Según un estudio de la universidad de Santiago, las ayudas otorgadas a las (sic) marineros llegaban a duplicar el salario ganado en sus labores. Extremo reconocido por Antonio Blanco, alcalde popular de Muxía.

En cuanto a las indemnizaciones dadas a las (sic) armadores, éstas hacían que les resultara mucho más rentable tener las embarcaciones paradas que trabajando.”

¿Unos vagos, los armadores? Y más adelante:

“La estrategia del PP de usar las indemnizaciones a los afectados en las poblaciones más dañadas por el vertido se dio en Cambados, Boiro, Noia, Carballo, Rianxo, Muros, Porto do Son, Laracha, Vimianzo, Cee, Malpica, Muxía, Fisterra, Ponteceso, Camariñas, Carnota, Corcubión, Dumbría y Laxe aumentando además la partida de las indemnizaciones en las fechas previas a las elecciones generales de 2004, para llegar incluso a entregar las indemnizaciones durante la campaña electoral.

Tal y como ocurrió en Malpica de Bergantiños, en la que incluso hubo pescadores que cobrarían a la vez las indemnizaciones del Prestige junto a las del Mar Egeo, petrolero hundido frente a la torre de Hércules en el año 1992.”

Lo que decía Maestre (léanlo) es que el gobierno del PP regó de dinero la zona para comprar el voto y que consiguió sus objetivos, según exponía en el citado artículo. Eso equivale a decir que los gallegos de la zona cero del Prestige se vendieron por un plato de indemnizaciones. Empleando su técnica periodística (con menor intensidad tergiversadora), equivale a decir que los gallegos vendieron su voto. No parece que el señor Maestre tenga buena opinión de los gallegos.

En realidad, no es/no fue el único. Maestre reflotaba la acusación de dejarse comprar que se había lanzado, años antes, contra los de Muxía y otras localidades.  Para hacerse una idea de hasta donde llegaron las aguas, véase este artículo (El Periódico, 1-06-2003):  Nunca tuvo tanto dinero Muxía.

Lo dicho: háganlo mejor. Seguiremos informando.

11 comentarios

(S)elección Brexit

Mi selección de artículos sobre el Brexit (antes de):

Brexit: How a fringe idea took hold of the Tory party (Matthew D’Ancona, The Guardian)

Who is to Blame for Brexit’s Appeal? British Newspapers. (Martin Fletcher, New York Times)

Brexiters are 500 years behind the times. (Rupert Gavin, Financial Times)

Good Riddance to Great Britain (Thomas von der Dunk, Foreign Policy)

***

El Brexit es un tigre de papel  (José García Domínguez, Libertad Digital)

Brexit, la hora de la verdad  (José García Domínguez, Libertad Digital)

Últimas tardes con Inglaterra (David Jiménez Torres, Libertad Digital)

Si me permiten la autocita: No todo es patrioterismo en el Brexit (Libertad Digital)

***

Post Brexit: El principio del fin, el fin del principio  (David Jiménez Torres, Libertad Digital)

26 comentarios

En la Feria del Libro, caseta 269

El próximo fin de semana estaré en la Feria del Libro. En Madrid, en el Retiro. Para firmar ejemplares de Un sombrero cargado de nieve y/o para charlar con quienes quieran acercarse a la caseta número 269, de la editorial Stella Maris.

Estos son mis horarios: Viernes, 3 de junio entre 20:00 y 21:00 horas, y sábado, 4 de junio, de 12:00 a 13:00 horas.

Avisado queda.

22 comentarios

De dónde vienen los (revolucionarios) cursis

Hace unas horas, por puro azar google, caí en un texto o pretexto del subcomandante Marcos. Busqué después algunas otras citas del estudiante de Filosofía reconvertido a revolucionario con pasamontañas en Chiapas y catapultado a la celebridad mediática no sólo por guerrillero misterioso sino también por literato. De pronto, en  el estilo,  en el tono de “realismo mágico” pasado por Gramsci y el el marxismo estructuralista francés, me saltó a la vista una conexión. ¿Y si  la vena abierta  por la  que fluye orinoca la seudo lírica de algunos fundadores de Podemos tuviera ahí una de sus fuentes de inspiración?

Andando en el búsqueda hallé un posible eslabón: Manuel Vázquez Montalbán, el publicista al que tienen en tanta consideración intelectual los principales fundadores de Podemos, fue a la selva Lacandona a entrevistarse con Marcos y sacó un libro sobre él a finales de los 90. A Montalbán  le pasó como a tantos otros periodistas e intelectuales progres: se sintieron fascinados por el personaje (al respecto, el libro de Maite Rico y Bertrand de la Grange, Marcos, la genial impostura). Que los de Podemos sientan fascinación por MVM es asunto  que merecería alguna exploración. Pero la merece más la peculiar combinación de mística revolucionaria,  mala literatura y tirón mediático.

***

Así empezaba la cuarta Declaración de la selva Lacandona (y aviso de que puede herir la sensibilidad del lector):

No morirá la flor de la palabra. Podrá morir el rostro oculto de quien la nombra hoy, pero la palabra que vino desde el fondo de la historia y de la tierra ya no podrá ser arrancada por la soberbia del poder.

Nosotros nacimos de la noche. En ella vivimos. Moriremos en ella. Pero la luz será mañana para los más, para todos aquellos que hoy lloran la noche, para quienes se niega el día, para quienes es regalo la muerte, para quienes está prohibida la vida. Para todos la luz. Para todos todo. Para nosotros el dolor y la angustia, para nosotros la alegre rebeldía, para nosotros el futuro negado, para nosotros la dignidad insurrecta. Para nosotros nada.

9 comentarios

Un sombrero cargado de nieve-Las citas (y 2)

(Continúa la entrada anterior con los nombres de los capítulos de Un sombrero cargado de nieve y las citas que los encabezan)

6. Larga vida a los volcanes apagados

“Durante estos dos años de vagabundeo me había sentido en general como el desconcertado protagonista del Satiricón de Petronio: ‘Saltas por todas partes y te preocupas y te molestas como el inquieto ratón cogido en una escupidera.’ Pero retrospectivamente, esos saltos frenéticos, esa persecución de lo imposible y esas aventuras forman un conjunto nítido y pleno de sentido.”

Arthur Koestler, Autobiografía. Flecha en el azul

 

 

7. Al otro lado del mundo hay una cocina

“El mundo era mi anfitrión; yo era un huésped en su concurrido y animado establecimiento.”

George Santayana, Personas y lugares 

 

 

 

8. No mires dos veces

“-¿Se puede beber el agua de tu pozo, thugyi-min?

El cacique reflexionó, rascándose la pantorrilla izquierda con la uña del dedo gordo del pie derecho.

-Los que la beben, la beben, thakin. Y los que no la beben, no la beben-

-¡Ah! eso es sabiduría.”

George Orwell, Días de Birmania

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9. Regreso al invierno

“Permítaseme confesar aquí que nunca fui uno de esos excelentes personajes capaces de hacerse a la mar en una bañera por la mera diversión que pudiera obtenerse de tal locura.”

Josep Conrad, Crónica personal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10. Una vez di la vuelta al mundo para llegar a casa

“Pero, ¿por qué sintió siempre con tanta fuerza la atracción magnética del hogar, por qué pensó tanto en él, recordándolo con una precisión tan deslumbrante si no tenía importancia y si esa pequeña ciudad, y las colinas inmortales que la circundaban, no eran el único hogar que tenía en la Tierra? No lo sabía. Todo cuanto sabía era que los años fluyen como el agua y que un día los hombres vuelven a casa.”

“Cada cosa que aprendía era, una vez comprendida, tan simple y obvia, que le asombraba que no la hubiera sabido siempre.”

Thomas Wolfe, You can’t go home again

 

 

 

 

Y el haiku que da título al libro:

“Gustosamente venderé por una ganancia, queridos comerciantes de la ciudad, mi sombrero cargado de nieve”

Matsuo Basho, The records of a weather-exposed skeleton 

 

25 comentarios